Señor, ya me arrancaste lo que yo más quería.
Oye otra vez, Dios mío mi corazón clamar.
Tu voluntad se hizo, Señor, contra la mía.
Señor ya estamos solos, mi corazón y el mar.

       +++++++++++++++

Señor, me cansa la vida.
Tengo la garganta ronca
de gritar sobre los mares,
la voz de la mar me asorda.
Señor, me cansa la vida
y el universo me ahoga.
Señor, me dejaste solo.
  ¡Solo, con el mar a solas!


Antonio Machado



Publicar un comentario