Se ha ido quedando tu almohada
sin la sombra que tu sueño
le dejaba en la mañana.
Se me ha quedado sin nada.
Lo mismo que el sueño mío:
sueño para nada...Para
volver a cerrar los ojos
y verte, blanca, en tu almohada.

Rafael de Penagos


Publicar un comentario